Tres soluciones para superar las escaleras de caracol

ESCALERAS DE CARACOL

A la hora de comprar una casa, se tienen en cuenta muchos aspectos: el tamaño, la exposición, la posición en relación con otros pisos, la posibilidad de tener un jardín. Sin embargo, se pasan por alto otros aspectos igualmente importantes cómo puede ser el problema de las escaleras de caracol para una persona con movilidad reducida.

A menudo, las personas no miran al futuro y no piensan en los cambios que pueden producirse años después de la compra de la que será su casa para el resto de su vida.

Por eso, sólo cuando uno tiene un accidente o su capacidad motriz disminuye por el avance de la edad, se da cuenta de que esa escalera de caracol, que antes podía ser útil porque ocupaba poco espacio, se ha convertido de repente en un obstáculo para la libertad de movimiento en su casa.

Sin embargo, cuando se produce esta constatación, no hay que asustarse porque no es necesario cambiar de casa. De hecho, hay muchas soluciones que permiten resolver el problema, es decir, eliminar, modificar o sustituir la escalera de caracol.

Modificar, eliminar o sustituir su escalera de caracol: las opciones posibles

De hormigón, madera o acero, una escalera de caracol ocupa una superficie reducida en planta gracias a su forma estrecha y helicoidal y a su rampa curva o cuadrada. Por eso se suele elegir para conectar diferentes pisos, sobre todo cuando no es posible utilizar otro tipo de escaleras.

Sin embargo, con el tiempo, una escalera de caracol puede convertirse en un obstáculo para los desplazamientos, incluso los más sencillos, como el transporte de objetos pesados y muebles pequeños de una planta a otra.

Por ello, los propietarios suelen acabar eliminando o modificando la escalera de caracol y optando por un sistema alternativo, como una escalera abierta.

Algunos prefieren cerrarla con pladur o construyendo compartimentos de mampostería, o incluso deciden transformarla en una escalera-armario: una solución para ahorrar espacio y aprovechar al máximo la superficie que ocupa la escalera. Por último, algunas personas prefieren sustituirlo por un miniascensor o instalar una ayuda para subir escaleras.

Hay muchas posibilidades y algunas son más adecuadas que otras para mejorar la accesibilidad.

Veamos en detalle cuáles son las tres soluciones más eficaces para superar el problema de la escalera de caracol y permitir que todos se muevan por la casa con mayor facilidad, a saber, la instalación de:

  1. un miniascensor
  2. una plataforma de elevación
  3. un elevador de escaleras

1 Sustitución de una escalera de caracol por un miniascensor

Una de las soluciones para superar el problema de una escalera de caracol puede ser la instalación de un miniascensor de interior para uso doméstico. Es una buena opción cuando el hueco de la escalera es lo suficientemente grande como para albergar el miniascensor y cuando existe una vía de escape -por ejemplo, una escalera de incendios- para salir del edificio en caso de peligro.

Un miniascensor facilita el desplazamiento de las personas de una planta a otra y el transporte de objetos.

Las acciones rutinarias serán más fáciles. Bajar las escaleras y luego subirlas en unos minutos -porque se le olvidó recoger la cartera en el dormitorio antes de salir de casa- ya no será un problema: con el miniascensor, podrá pasar de un piso a otro en un santiamén y sin esfuerzo.

El miniascensor es una buena inversión. Su instalación es duradera y aumenta el valor comercial de la casa.

Además, es un elemento que se integra armoniosamente en el hogar y le da un toque tecnológico pero discreto.

Hay muchas variantes entre las que elegir para adaptarlo al estilo de su casa. Es posible personalizar tanto los elementos estructurales como los acabados.

Es fácil de instalar porque se puede colocar directamente en el suelo y no ocupa el espacio típico de un ascensor. Otra diferencia con los ascensores es que funciona a una velocidad más lenta.

Salvaescaleras o elevador doméstico: ¿qué es mejor?

Además, no hay que preocuparse por las facturas de energía porque está conectado a la corriente doméstica de 220 voltios y tiene un bajo consumo de energía.

Sin embargo, si la casa en la que se va a sustituir la escalera de caracol tiene una altura limitada, es preferible elegir una plataforma elevadora. Veamos qué es, en qué se diferencia de un miniascensor y cuáles son sus ventajas.

2 Instalación de una plataforma elevadora

Si necesita llegar al ático pero tiene poco espacio, puede instalar una plataforma elevadora como alternativa a un miniascensor para superar el problema de una escalera de caracol.

A diferencia del miniascensor, la plataforma funciona con un ascensor tripulado, es decir, el botón de llamada está siempre pulsado mientras se transporta al usuario. Permite a los usuarios de sillas de ruedas superar las barreras arquitectónicas y puede utilizarse como grúa para transportar objetos pesados o voluminosos.

Alcanzar el ático cuando ya no se tiene la misma energía que antes o cuando se está en silla de ruedas ya no será un problema gracias a la plataforma elevadora.

La instalación es más sencilla que la del miniascensor: en la mayoría de los casos no se requiere ningún trabajo de albañilería, basta con retirar una baldosa o crear un hueco de 50 mm.

La plataforma de elevación es muy versátil puesto que ahorra espacio y se adapta incluso a los requisitos estilísticos más exigentes. Puede elegir el color y el tipo de acabado del suelo y las paredes interiores.

Incluso sus dimensiones se pueden personalizar. La dinámica es silenciosa, se mueve con suavidad, constancia y comodidad. Se conecta a la red eléctrica y tiene un bajo consumo, similar al de un electrodoméstico medio.

¿Y si no es posible sustituir la escalera de caracol por completo? Simplemente instale una silla elevadora.

3 Instalación de una silla elevadora

Si realmente no quiere desprenderse de su escalera de caracol, otra solución es el salvaescaleras.

Estar temporalmente confinado en una silla de ruedas o necesitar apoyo debido a un accidente ya no le impedirá sentirse cómodo en su casa y moverse con independencia entre pisos.

De hecho, el salvaescaleras es adecuado para cualquier tipo de escalera, facilitando el movimiento de las personas con capacidades motrices reducidas por el avance de la edad. Puede transportar a una persona en un asiento o en una silla de ruedas, y a su cuidador.

Puede instalarse en escaleras de caracol con una curvatura de al menos 90 cm, también es adecuado para habitaciones con techos bajos y se instala en una media de sólo 4/6 horas. Para que ocupe el menor espacio posible, puede fijarse de diferentes maneras, gracias a unos montantes especiales.

A diferencia de los miniascensores y las plataformas elevadoras, al estar equipado con una batería interna, también funciona sin electricidad.

Es silencioso y no hay riesgo de vibraciones: el movimiento es armonioso y constante. Se cierra fácilmente, dando la posibilidad de utilizar la escalera de caracol incluso sin utilizar el salvaescaleras.

Las ventajas de sustituir la escalera de caracol

Sustituir la escalera de caracol y superar el problema de su tratamiento es posible y existen al menos tres soluciones. Resumamos las ventajas de sustituir una escalera de caracol:

  • facilitar el movimiento entre pisos
  • Menos cansancio en los desplazamientos
  • mejorar el aspecto estético general de la casa
  • reducir las barreras arquitectónicas
  • aumentar el valor comercial de la casa


Si opta por una de estas tres soluciones, ya no tendrá que preocuparse por su movilidad reducida debido a una lesión o a la edad avanzada: podrá seguir moviéndose con facilidad e independencia entre las distintas plantas de su casa.

nv-author-image

Adrián Bataller Mulero

Director ejecutivo en seprisma.com. Amplia trayectoria en gestión de soluciones para mejorar la accesibilidad como sillas, plataformas salvaescaleras o elevadores y proyectos de gama industrial como ascensores para coches, montaplatos o montacargas. Más información en Linkedin

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *